22-10-2021 – Los trabajos de la muerte

Y, para que no faltara nada a esta obra, que en una primera aproximación podía aparecer monotemática, también encontramos en ella (y de un modo nada arbitrario, sino surgiendo en el momento justo, con todo lo que lo anterior aporta, y lo que lo posterior desarrolla y precisa) un grupo de estremecedores poemas de amor, donde se dice por ejemplo que el desliz de la muerte / Eres tú misma; pero que yo resumiría aún mejor en el poema El rostro claro del amor (…ese instante preciso / En que culmina todo / Y se apaga la voz / Tan dulcemente), personalísima variación del mito de Orfeo.

Así puede entenderse que se nos diga, un poco más adelante, que La muerte vive, o que el poema Belleza y constancia, que no me resisto a transcribir entero, nos apunte que Quizá debiéramos acompasarnos al tiempo / Con la misma belleza de la muerte / Con la misma constancia / Y en su dulzura descansar.

La muerte, pues, como posible maestra del vivir, que nos enseñe a ser de algún modo como ella, acogedora y capaz de llegar a la última significación de la vida, a la que a la misma vida le resulta difícil alcanzar, o que al menos no lo conseguiría del todo sin ella: sin su lección, aunque dura y hasta atroz, de paciente sabiduría.

Y eso es este libro, en mi opinión: un modo de descifrar, o intentarlo, la significación más honda de la vida mediante la luz, implacablemente reveladora, de la muerte; y también, inevitablemente, de ver y comprender de algún modo lo más esencial de ella, de la muerte misma, a la luz de la vida, de la que esa condición mortal es observatorio privilegiado, y construcción activa de sentido. Ése es también, en último término, el más decisivo trabajo de la muerte: el enseñarnos no sólo quiénes somos realmente, sino a serlo de hecho, con la plenitud viva que ella pone en lo suyo. La muerte, pues, como lección y como lector a la vez; la muerte como vida.

  • Lugar: UNED Tudela
  • Fecha y hora: 22 de octubre de 2021. De 18:30 a 20:00 h.
  • Este evento es difundido a través de la Plataforma AVIP y recibe el soporte técnico de INTECCA
  • Más información.

20-09-2021 – Cuando la vida se convirtió en una feria

Cuenta Ana Iris que fue a través de la profesión de sus abuelos feriantes como experimentó, de niña, el golpe definitivo pero sutil de la globalización. Los 2000 estaban a punto de entrar y con ellos el euro se convertiría en moneda única. En los terrenos vacíos de los pueblos se empezaron a construir urbanizaciones de adosados que en algunos casos quedaron desiertas; en los aledaños de las capitales de provincia, centros comerciales para abastecer a la clase obrera de hamburguesas a un euro los fines de semana. Los chicles pasaron de costar cinco pesetas a costar cinco céntimos, los niños dejaron de ir sin cinturón en el coche y los adultos de poder fumar en los trenes y en los bares. Y el oficio de sus abuelos, las romerías, los mercadillos y las ferias dejaron de tener sentido porque la vida misma, reflexiona la periodista, se convirtió en una feria. Con ella hablaremos de las consecuencias de la globalización en la cosmovisión de su generación, la millennial, a través de algunas de las reflexiones de su libro que tienen que ver con el la crisis económica, la pérdida del sentido de comunidad, el liberalismo más allá de su cara económica o la quiebra de la confianza en un progreso sacralizado por una serie de generaciones anteriores que trabajaron y lucharon por él.